Thursday, December 30, 2004

Todo empezó aquella noche de julio en la que estábamos los de siempre en aquel pub de ambiente.

En el momento en que me dirigía al baño, aquel chico cubano me dijo que tenía un cuerpo precioso, y se situó justo delante de la puerta del servicio de chicas para no dejarme pasar, y para poder verme mejor. No le hice mucho caso, y con un gesto de la mano le mandé moverse. No puso resistencia.

Al salir del baño lo vi hablando con R. Me extrañó, pero no le di importancia.

Al salir del pub R me explicó que aquel chico le había dicho claramente que quería acostarse conmigo. Le había preguntado si era mi novio. Incluso llegó a pedirle permiso para proponérmelo.

Y le ofreció 200 euros si conseguía convencerme.

R se lo tomó a cachondeo.

Yo no.

En septiembre nos encontramos con el cubano de nuevo. Estaba con dos amigos españoles, y esta vez fue uno de ellos quien intentó convencerme,directamente, sin mediadores, ofreciéndome 300 euros si me iba a su casa a pasar la noche.

La presencia del cubano me ponía nerviosa. No pude contestarle con mi habitual sarcasmo y me limité a decirle que no, que no era una puta, y que no cobraría por follarme a nadie.

No he vuelto a ver al cubano, pero anoche estuve follando con su amigo.

6 asaltos. 6 orgasmos él, 10 yo.

Y me pagó 500 euros porque hacía tiempo que nadie se la mamaba así y porque no le hice ascos a nada.

Llegué a casa de día, después de dejar su "regalo" en el banco. No quiero tocarlo.

Me duché, me enjaboné, me froté, me rasqué, y al pasar la esponja por la entrepierna, me volví a correr.

Todavía oigo su voz...convenciéndome para aceptar su dinero...que si no tenía nada de malo...que a los dos nos gusta follar...que para qué perder el tiempo saliendo a cenar, al cine o a tomar copas...que prefería darme el dinero que gastaría llevándome por ahí...

Oigo su voz y me dan ganas de volver a ducharme.

Pero no me ducharé, porque sé que me correría otra vez pensando en él.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home