Friday, December 31, 2004

Duele la distancia que nos separa porque me duele el hambre que su recuerdo despierta.

Todavía quiero lamer los labios y paladear el sabor de su piel, de su boca, de su polla...

Todavía quiero cerrar los ojos y olerlo, y sentir bajo las yemas de mis dedos como se enciende conmigo, como me desea, como consigo transportarlo...

Quiero revivir el placer de sentirlo relajado en mis brazos, tras absorberme, tras fumarme como si yo fuera esa maria que compartimos bañados por la luz ténue de su cuarto...envueltos en aquella música...

Quiero mantener ese recuerdo vivo, intacto, puro, pero me resulta imposible, porque está mancillado por el recuerdo de la lujuria rastrera que lo ha reemplazado.

1 Comments:

Blogger evam said...

Si, me temo que los sentimientos puros duran poco...

1:54 AM  

Post a Comment

<< Home